La maravillosa asertividad.

Me tocó investigar, para la tesis de grado de la Maestría en Orientación de la Conducta, sobre la comunicación asertiva. Recopilar la información fue un trabajo que disfruté de principio a fin pues la variedad de información amplió el espectro para alcanzar un optimo resultado.

Una de esas fuentes fue María Luisa Naranjo Pereira, profesora de la Universidad de Costa Rica, quien ha publicado diversos artículos relacionados con el Desarrollo Humano y la superación personal. La Profesora Naranjo destaca en su articulo “Relaciones interpersonales adecuadas mediante una comunicación y conducta asertiva“, el análisis que hace de la vinculación existente entre las dificultades que muestran algunas personas para comunicarse efectivamente y manifestar una conducta adecuada, y los problemas en la autoimagen y la autoestima de éstas. Recomiendo revisar el trabajo, en su totalidad, no obstante, quiero adelantarme compartiendo contigo, amable lector, una de las conclusiones esbozadas por la docente: “…pueden identificarse diversos comportamientos no asertivos, tales como los manipulativos, agresivos y pasivos, los cuales parecen estar asociados con aspectos como sentimientos de culpa, ansiedad y la baja autoestima. Estas dificultades para lograr una conducta y comunicación asertiva afectan la personalidad y la capacidad de desempeñarse de forma apropiada en el entorno social”  Subrayo esos tres aspectos por cuanto el afloramiento de conductas no asertivas que conducen a enfrentamientos verbales y, en casos extremos, a los físicos; proporciona el indicio para recomendar estudiar la asertividad como herramienta ideal para descartar la manipulación, la agresividad o la pasividad como medio de interrelación personal y social, que abre las puertas hacia una vida relajada lejos de la ansiedad y, por ende, del estrés.

Alternativas hay muchas y efectivas. En ese orden de ideas, sugiero leer y aplicar las técnicas que Walter Riso plantea en el libro Cuestión de dignidad. Aprenda a decir no y gane autoestima siendo asertivo (2002).
Cuestion1

Llénese de las enseñanzas de este espectacular libro. Haga una lectura concienzuda del texto y prepárese para las conclusiones y el epílogo.

De la obra de Riso me he valido para elaborar la infografía que podrás revisar en el siguiente enlace:  http://www.genial.ly/View/Index/579e4a9224423a2bb47a4b91

Hoy se impone mejorar la comunicación interpersonal. Aproveche la amplia variedad de alternativas, métodos y terapias que existen. Lea e investigue a reconocidos profesionales como los que he citado en este post. Consulte con su psicoterapeuta de confianza. Decídase y ponga manos a la obra, su salud emocional bien vale la pena.

Anuncios

La coherencia es la clave.

 

Coherencia by Gandi

Cuando de criar a nuestros hijos se trata la coherencia entre pensamiento, dicho y acción es fundamental. Quizás en ocasiones hemos visto como un padre o madre reprende a un hijo con gritos e insultos y le exige al mismo tiempo que éste no le grite y que no sea grosero…¡Tu a mi me respetas!

La realidad de hoy es que muchos padres, llegada la adolescencia en el crío, notan el desinterés, el aislamiento y otras conductas (propias de la edad) que no son analizadas, comprendidas y entendidas por los adultos. En muchos casos esto es el producto de medidas sobreprotectoras que asumen los progenitores en la etapa infantil, tal como lo reseña la Psicóloga y Pedagoga Celia Rodríguez Ruiz en su artículo “Orientaciones para evitar la sobreprotección de los hijos” generando frustración e inseguridad.

Tolerancia
TOLERANCIA

Analizar, comprender y entender debe ser la clave. En el artículo “Orientaciones para padres de adolescentes” que puede leer en http://psicodiagnosis.es/areageneral/ciclo-evolutivo/orientaciones-para-padres-de-adolescentes/index.php, se revela que “Cierta rebeldía en la adolescencia es perfectamente normal e incluso yo diría que es lo “normal”. La naturaleza prepara al adolescente para volar del nido, buscar su grupo de iguales y su pareja sexual. Por tanto, nada hay de extraño en que se produzcan las típicas discrepancias entre unos padres que les cuesta aceptar que su hijo se hace adulto y las propias necesidades del adolescente”. 

Coherencia

Finalmente es necesario actuar desde la coherencia. Si hemos practicado los valores vitales de cualquier relación. Enseñar con el ejemplo, con conductas coherentes con los valores que propugnan, con la manera de relacionarse con las demás personas, dando el ejemplo encontraremos siempre la formula mágica para enseña, formar y educar. Invito leer este enlace

http://www.abc.es/familia/educacion/abci-como-educar-desde-infancia-tolerancia-201602192203_noticia.html

 Respeto